Crecimiento emocional


La coleccionista es una mujer que lleva desafiado desde muy joven estereotipos de género y conveccionalismos sociales. En su crecimiento emocional, las relaciones no tardaron en incluirse en la lista, para finalmente abarcar todo el espectro afectivo-emocional.

En todo momento trata de escapar de dos extremos: desapego emocional o adaptación sistemática al modelo tradicional a los que sistemáticamente le tratan de llevar.

En el transcurso, encontrará oposición en su contexto social tanto en sus ideas, como en su comportamiento. A su vez, el conflicto interior no estará ausente y en más de una ocasión da de bruces al intentar concordar la parte emocional con la racional al tratar de llevar sus ideales a la práctica.

Ella, que también se apoya en modelos teóricos vagos de los que prácticamente no tiene información elabora estructuras internas para desarrollarlos. Cada relación interpersonal ese convierte en una nueva pieza. Nuevas variables en el rompecabezas emocional al que trata de dar respuesta. Cada una de ellas supone un desafío al tratar de englobarlas en un marco teórico suficientemente flexible que concuerde con su sentir y pensar.

Qué hay detrás de La coleccionista

Todo este perfil no sería completo sin el afloramiento de una nueva realidad sexual que es justo el punto donde empieza a germinarse este libro. La cual dinamita el discurso teorico-práctico que lleva años elaborando.
Y es ahí, en ese momento, en el que comienza la colección de azules. Relaciones afectivas y emociones donde vaga la protagonista en un contante renacimiento personal. La búsqueda de la fórmula perfecta: El equilibrio áureo entre amar y ser amado, tener libertad de ser uno mismo en cada momento y ser feliz. Diez años de crecimiento emocional.

La coleccionista, personaje de la bohemia nocturna y la escena poética, aveces vista como diva, otras como depredadora, coleccionista de amantes y experiencias, vividora, traviesa, mala, perversa, y solo por algunos, como una persona real, de carne y hueso. Este es el libro esconde algunas de las emociones más íntimas y personales que hay detrás de La coleccionista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *