Un juego

Cuando escribí y planifiqué el libro me propuse divertirme en el proceso y crear un submundo alrededor de cada emoción. Los azules forman varias funciones, en este caso vamos a hablar de sus funciones más lúdicas.

Homenaje a Cortázar

Aparte de haber un texto inspirado en el mítico libro Rayuela, he decidido hacer también un índice alternativo, a modo de juego, como ya hiciera Cortázar en Rayuela, e invitar al lector a realizar una segunda lectura del libro. Esta vez, saltando de azul en azul en el órden que originalmente fueron capturados los azules, no necesariamente escritos lo poemas.

Así, descubrir quizás trazas de la historia que se esconde detrás de la colección de azules y de la coleccionista.

¿Pero por qué terminar el proyecto aquí en papel cuando ahora la vida funciona de otra forma, dinámica, interactiva, virtual? Así que tengo más juegos.

Vuestras fotos, textos y artesanías

Estoy recibiendo por privado fotitos vuestras con mi libro o en vuestras estanterías y me hace muy feliz. Haciéndome cómplice de dónde está volando La coleccionista y a quién está llegando. Me encantan vuestras fotos y que llevéis a La coleccionista a miles de sitios. A lugares de vuestra ciudad, a la playa, en casa, en la librería, lo que sea. Y si compartís la foto en redes, os lo agradezco mil pero no olvidéis etiquetarme, porque muero de amor.

A lugares de vuestra ciudad, a la playa, en casa, en la librería, lo que sea. Y si compartís la foto en redes, os lo agradezco mil pero no olvidéis etiquetarme, porque muero de amor.

Y también estoy recibiendo fotos, textos o dibujos que hacéis de mí en el papel de La coleccionista o vuestra propia versión los azules (artesanías, fotos, etc hechas por vosotros mismos con el concepto de azules) os animo a seguir enviándolomelas o etiquetarme en ellas.

O lo que se os ocurra para mantener la esencia del libro más allá del papel y que vuele, vuele en todas las direcciones posibles.

En Instagram

Tengo una cuenta que se llama @coleccionarazules donde aparte de promocionar el libro y colgar el material que me mandáis que nunca una acaba de terminar de agradecer. Donde hago fotografías de cosas cotidianas capturando el azul e incluso, también, nuevos textos. Os invito a visitarla y echarla un vistazo. Cada foto de éstas, está codificada con uno tono de azul que aparece en ella. En el mismo sistema que están codificados los poemas del libro.

¿Os apetece ser parte de esta locura mía? Codifica también tus azules y llenemos de fotos los diferentes azules. Sería genial encontrar vuestras fotos al etiquetar un tono de azul. Pero por si acaso, si me etiquetáis, seguro que lo veré.

Colaboraciones

También estoy abierta a colaboraciones, ya sea un intercambio de videos recitando textos, una sesión de fotos, hacer locuras artística relacionadas con el libro… ¿Alguien se anima?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *